martes, 19 de enero de 2010

borrando las tragedias



"Era lunes, y después de desayunar volví a la cama para ver si mis manos borraban la distancia"









1 comentario:

Tin dijo...

Por suerte hay muchos antídotos contra las tragedias del tiempo y la distancia. Son nuestras armas de guerra ¿no?

;)

Un beso